¿Y qué me vas a dar?

¿Y qué me vas a dar?

En el marco del día del niño viene bien que se les explique a los chicos la diferencia entre querer y necesitar. Puede ser que por la vía del consumo se obtenga satisfacción, pero ellos deben saber que no son las cosas materiales sino las personas las que hacen a la felicidad.


Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)

 

"Planteé a Jime una actividad compartida, en la que cada una tenía que pensar y escribir oraciones verdaderas y falsas, para luego leérselas a la otra a fin de que determine la veracidad o falsedad de cada una, y justifique las falsas.

 

- ¿Y qué me vas a dar? – me preguntó, con mirada desafiante.

 

- ¿Cómo que qué te voy a dar?

 

- Y, sí… Yo no tengo ganas de hacer eso, así que, si vos querés que lo haga, lo hago, pero me tenés que dar algo a cambio.

 

 

* * *

 

- … Y me re-enojé con mi abuela – refunfuñó Adrián, frunciendo la boca y el ceño.

 

- ¿Por qué te enojaste con ella? – le pregunté.

 

- Porque le dije que hacía la tarea si me daba galletitas de chocolate.

 

- ¿Y por qué le dijiste eso?

 

Adrián se encogió de hombros antes de responder, casi con un gesto de confusión.

 

- Y porque en mi casa mi mamá me las da, si hago la tarea solo.

 

* * *

 

 

- No sé cómo voy a hacer para que me vaya bien en todas las pruebas - se lamentó Marisa, meneando la cabeza.

 

- ¿Tenés varias? – quise saber.

 

- Cuatro. ¡En una misma semana!

 

- Uy, sí. Definitivamente son muchas para sólo cinco días. ¿Cómo te vas a organizar para estudiar?

 

- Todavía no sé, pero tengo que lograrlo – Y antes de que pudiera yo decir algo, agregó – Si no me saco una buena nota en todas no me van a comprar el iphone."

 

Los ejemplos podrían continuar casi hasta hacer un libro, y son productos indiscutibles de una crianza basada en la pretensión de logros a cambio de prometer una recompensa.

 

Desde que nacen, los niños son demandantes: piden comer, que se los tenga en brazos, que se les cambie el pañal, que se los atienda… Demandas todas que obedecen a sus necesidades de alimento, cercanía, higiene y tiempo. Pero, a medida que van creciendo, las peticiones también van en aumento, porque a lo que de por sí necesitan se suma lo que quieren, y es a partir justamente de este punto de donde el estilo de crianza que se implemente determinará la clase de niño que vayamos construyendo.

 

La costumbre de pedir cosas suele empezar cuando lo que piden es nuestra presencia, para compartir juegos o actividades varias, y como "no tenemos tiempo" (o ganas), los sentamos ante un televisor o una computadora, o ponemos en sus manos distintos juguetes y/o dispositivos para que se entretengan, sin molestarnos. Al empezar a hacerles regalos innecesarios, de manera progresiva, permitimos que vayan sustituyendo paulatinamente lo necesario por cosas materiales que realmente no les hacen falta y que, incluso, muchas veces implican un costo económico que deja en rojo la economía familiar. Así es como nosotros mismos vamos haciéndolos interesados y materialistas. Y al broche de lata lo ponemos cuando, con tal de que hagan lo que queremos que hagan (y ellos no), les ofrecemos un regalo a cambio, casi como un soborno.

 

Vivimos un tiempo en que es fundamental resignificar el amor, razón por la cual se hace preciso partir por explicar a los niños la diferencia entre querer y necesitar, así como también que el afecto no se compra, sino que se gana, y que los requerimientos, responsabilidades, y obligaciones se cumplen porque es lo que corresponde y no sólo para obtener algo a cambio. Puede ser que por la vía del consumo se obtenga satisfacción, pero no son las cosas sino las personas… las que hacen a la felicidad.

 

(*) Psicopedagoga. Mat.Nº279.L.I.F.8

RELACIONADAS

No me va a querer

Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*) "Lo he visto en padres, abuelos, tíos, padrinos y docentes. En momentos en que deberían proceder, ante un niño, mostrándole un error o una conducta desacertada, diciéndole ´no...

Con una radiografía de la mano se puede determinar la edad ósea de un niño

Dr. Guillermo Fernández/ Dr. Martín González (*)   Las comparaciones son feas. Pero es real que las madres de los más bajitos de un grado suelen preguntarse si su hijo o hija estará creciendo bien. Para estas...

Pop It: ¿juguete de moda o que produce beneficios?

Mónica Ritacca   Redes sociales como Instagram y Tik Tok llevaron a la cima un juguete que es el boom del momento en Argentina: el Pop It.   ¿Pero qué es exactamente un Pop It y para qué sirve? La sensaci&oac...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades