El tango y sus beneficios a la salud

El tango y sus beneficios a la salud

A propósito del reciente mundial de Tango que se llevó a cabo en Buenos Aires, Viví Mejor entrevistó a la conocida profesora y bailarina santafesina Tamara Tossone. Para ella, el tango es una gran terapia porque genera beneficios a nivel físico, mental y emocional. "Se lo recomiendo a cualquier persona", dice.


Mónica Ritacca

-¿Bailar tango trae beneficios a la salud? ¿Cuáles?

 

-Por supuesto que sí. Cuando bailamos tango trabajamos a nivel físico, a nivel mental, a nivel emocional. No solamente trabajamos todas las partes del cuerpo, sino que, a través de escuchar la música, a través del oído, mentalmente se hace un trabajo donde entra en juego la motricidad.

 

Tenemos que comunicar a nuestro cuerpo en qué momento moverse porque debe seguir el ritmo de la música, que puede ser rápida o lenta. Lleva mucho trabajo mental porque la pareja tiene que coordinar pasos juntos. Ser uno en el movimiento. No dos personas.

 

Bailar tango requiere un trabajo muy fino de coordinación, de motricidad. De mucho trabajo mental en cuanto a pensar qué pasos vamos a hacer en pareja, por qué lugar de la pista nos vamos a mover para no chocarnos con otras parejas.

 

Lo que sucede a nivel emocional ya es espectacular porque la música y el baile generan placer y bienestar en nuestro cuerpo y mente.

 

El tango genera desgaste físico, por eso ayuda al descenso de peso, y a nivel postural también porque tenemos que tener una postura erguida, espalda derecha, mirada al frente… Muy diferente a la vida cotidiana, que estamos sentados, encorvados, frente a una pantalla.

 

-¿Cualquier persona, a cualquier edad, puede iniciarse en el tango?

 

-Sí. Cualquier persona, de cualquier edad, puede iniciarse en el tango. No hay edad ni tampoco impedimentos de ningún tipo. Ni de edad, ni físico. Cualquier persona que lo intente va a lograr bailar tango.

 

Por supuesto que hay distintos estilos: tango tradicional, tango escenario… La persona, sea un adulto mayor o un niño, irá viendo lo que más le gusta.

 

-¿Quién domina a quién en el baile? ¿Es el hombre el que lleva a la mujer, es al revés o es mutuo?

 

-En el tango hay dos roles bien definidos. Uno es el rol dominante, que por lo general lo tiene el hombre. Quien cumple este rol es, digamos, la cabeza pensante, es quien va a marcar e indicar, sin hablar, a través de distintos movimientos del torso y de sus brazos qué pasos quiere que su acompañante realice.

 

Quien lleva adelante este rol dominante está siempre atento y anticipándose a la música para ver qué pasó realizar en ese momento y que quede bien. También es el encargado de hacer lucir a su pareja en el movimiento que le está haciendo realizar.

 

El otro rol, que por lo general lo realiza la mujer, es el de la finura. Su rol es acompañar, seguir al otro para lograr ser uno solo en el movimiento. Quien cumple este rol es pura delicadeza, es la finura del tango.

 

Son dos roles bien definidos. No creo que uno domine más al otro, aunque uno de los roles se llame así, sino que son roles que se complementan perfectamente.

 

-¿Cómo llega el tango a tu vida? Porque bailás desde muy chiquita. ¿Por qué lo elegiste?

 

-El tango llega a mi vida por mis padres. De hecho, yo soy profesora de danzas clásicas. Desde chiquita hice ese baile y llegué a ser profesora. Hasta que un día, siendo yo más grande, mis padres empiezan a bailar en un taller de la UNL. Yo estaba de novia con quien es hoy mi esposo y pareja de baile y decidimos probar. Él viene de una familia de músicos y la verdad es que nos apasionó. Nos encantó. Desde ahí no lo dejamos nunca más. Te hablo de hace 20 años atrás.

 

-¿Qué sensación o sensaciones te produce esta disciplina tan emblemática en nuestro país?

 

-Al tango en nuestro país creo que por suerte ahora se le está dando un poco más de importancia. Durante la pandemia, los tangueros nos vimos muy afectados. Recién ahora estamos pudiendo otra vez volver. Es muy importante que se conozca esta disciplina. Pienso que debería darse como taller en las escuelas. El tango es muy nuestro, como el folklore. Y todos, desde pequeños, deberían conocerlo.

 

-Por último, ¿a quiénes recomendarías incorporar el tango en su vida y por qué? O al menos darse la posibilidad de conocerlo.

 

-Lo recomendaría como terapia. No solamente por los beneficios físicos sino también a nivel emocional e incluso a nivel pareja porque es una de las pocas actividades que podemos realizar en pareja.

 

La mujer va al gimnasio, el hombre también… pero todo por separado. El tango es una de las pocas disciplinas que podemos realizar con nuestro compañero, con nuestra compañera de vida. Además, es muy nuestro.

 

RELACIONADAS

Jugos desintoxicantes a la vanguardia

Cuando se habla de toxinas externas  se hace referencia a la polución, contaminación y demás factores que no están en nuestras manos. Las toxinas internas son en cambio esas que consumimos y que si dependen de nosotro...

La importancia del colágeno para las articulaciones

      El dolor articular es aquel que afecta a las muñecas, las rodillas y los tobillos. Puede aparecer como un dolor agudo, pinchazos o ligeras molestias. Siempre que se descarte que detrás de este dolor pueda haber u...

Antioxidantes: los aliados para corregir signos de envejecimiento

    Los radicales libres son pequeñas partículas microscópicas y rebeldes que pueden corromper el ADN, atacar la producción de colágeno, crear imperfecciones, manchas y hasta enfermedades dermatoló...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades