¿Qué cocino hoy?, una pregunta de todos los días

¿Qué cocino hoy?, una pregunta de todos los días

No hay ama de casa o persona encargada del almuerzo o cena de un hogar que no se pregunte ¿qué puedo cocinar hoy? Y la verdad es que las opciones son muchísimas, aún con pocos ingredientes. Todo radica en utilizar la imaginación.


Dr. Marcelo Blank (*)

¡Qué paradoja! La naturaleza con sus reinos animal y vegetal nos ofrece una amplia variedad de opciones naturales para alimentarnos. A su vez, estas alternativas pueden ser combinadas entre ellas, resultado del cual se obtienen infinitas preparaciones simples. El contrasentido se da cuando con frecuencia las personas expresan: ¿qué comemos hoy?, no se me ocurre nada, me cansé de comer y cocinar siempre lo mismo.

 

Para evitar que esto suceda, planificar la semana es lo ideal. Esto debe contemplar compras inteligentes en el súper y en la verdulería del barrio, almacenar y refrigerar adecuadamente los alimentos y, no menos importante, usar la imaginación a la hora de cocinar.

 

La improvisación gastronómica aburre, mal nutre, sale cara y suele ser muy, pero muy aburrida.

 

Jugando a los Rasti

 

Durante mi infancia, vivida en los años 70, tuve la gran suerte de que me regalasen para los cumpleaños una caja de Rasti, solo eso, desde los 3 a los 13 años. El juego es sencillo, pero el desafío es grande: crear con las mismas 100 piezas 365 construcciones diferentes, una por cada día del año, hasta que llegue nuevamente el tan preciado regalo aniversario.

 

Sin haberlo programado, este juego forjó mi capacidad de crear, hoy aplicada a mi profesión: armar planes personalizados de alimentación, muchos, tantos como personas me consultan.

 

Algo similar ocurre a la hora de idear preparaciones y combinaciones de comidas. No podemos inventar alimentos nuevos, pero si combinarlos en un sinfín de formas diferentes para hacer de la alimentación algo divertido y no una monótona tortura.

 

Tengo buenas noticias para ustedes, aún sin haber jugado Rasti de niños, lograrán el objetivo: tener un menú semanal variado, nutritivo, natural, inclusivo a toda la familia, económico -si de optimizar el presupuesto hablamos-, pero sobre todas las cosas muy, pero muy rico.

 

Armemos juntos desayunos y meriendas saludables:

 

Para beber, todos los días algo diferente: café, malta, te o cacao con o sin leche, jugo o licuado natural con fruta de estación.

 

Para comer en desayunos y meriendas, también vamos variando: tostadas, mejor de pan de la panadería del barrio, con mermelada y queso o yogur con frutas y frutas secas, o fruta natural.

 

Almuerzos: en verano liviano, fresco, fácil y rápido de elaborar: ¿qué mejor que ensalada para compartir?

 

Sobre una base de tomate, zanahoria, morrón, queso y huevo que suele haber en casa, jugaremos agregando cada día un ingrediente distinto: lentejas, arvejas, garbanzos, porotos, soja, zanahoria, morrón, pepino, remolacha o chaucha.

 

Las cenas no serán menos creativas, siempre para compartir en familia: milanesa de carne, pollo, pescado o berenjena para los amigos vegetarianos con puré de papa, zanahoria, batata, calabaza o zapallo.

 

Arroz con manteca y queso, con salsa boloñesa o con verduras será el menú de otra de las cenas.

 

Contemplaremos la ingesta de una porción de pasta con salsa a gusto una vez a la semana: fideos, tallarines, ñoquis, ravioles, canelones, lasaña, polenta y hasta pizza.

 

Para ir terminando la semana: bife de carne, pollo, cerdo o pescado con tortilla de acelga, espinaca, zapallitos, brócoli, succini o papa.

 

Atención acá: una vez por semana realizamos una inspección en la cocina: todas las frutas que se estén por echar a perder las cortamos en cuadraditos, le agregamos el jugo de cualquier cítrico y de esta manera preparamos una exquisita y nutritiva ensalada de frutas que servirá de postre varios días.

 

Para hidratarnos jugaremos con nuestra imaginación: el agua será la base, la podemos saborizar con cualquier cítrico que tengamos en casa: naranja, mandarina, limón, pomelo y hasta lima.

 

Estimados amigos, juntos hemos resuelto el gran dilema: ¿qué comemos hoy? Cómo ven…¡la imaginación es el límite! Esto ha sido todo por hoy, buen provecho y hasta la próxima.

 

(*) Médico con dedicación a Nutrición, M.P. Nº 3522.

 

RELACIONADAS

Una deliciosa tarta de chocolate... ¡con remolachas!

  Hervida y rallada, la remolacha brinda a esta tarta de chocolate no sólo una textura fantástica, sino un gusto especial. Además, su coloración entre rojo oscuro y marrón le brinda un tono muy atractivo. Ade...

¿Las pastas engordan?

Dra. Virginia Busnelli (*)   Los hidratos de carbono son los nutrientes que el organismo requiere en mayor cantidad. Aportan casi la mitad de la energía para el cumplimiento de las tareas diarias y el trabajo físico; ademá...

El chocolate, el protagonista de julio

  Lic. Cecilia Sánchez (*)   Una educación integral sobre buenos hábitos y la incorporación moderada de gustos y placeres, son los que se pueden sostener en el tiempo.  ¿Cuántas veces ten&e...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades