El arte de volar encadenado

El arte de volar encadenado

Impactante. Espectacular. Artísticas por doquier. Y la lista de adjetivos sobre las acrobacias aéreas en cadenas podría seguir. Lo cierto es que es una disciplina que no es para cualquiera, y en Santa Fe hay un joven que las hace. Se llama Juan Francisco Aguirre y Viví Mejor tuvo el privilegio de entrevistarlo.


Mónica Ritacca

Fotos: Karina Passet

Las acrobacias aéreas en cadena son toda una novedad. En Argentina no son muchas las personas que practican la disciplina, porque es un material que produce dolor y que hay que saber utilizar muy bien.

 

Pero dentro de ese rubro está Juan Francisco Aguirre, un santafesino de 42 años que es Licenciado en Biotecnología y además da clases de acrobacias aéreas en telas, cintas, trapecios y liras. En esta oportunidad, Francisco conversó con Viví Mejor sobre el arte de las acrobacias en cadena cuya finalidad es netamente artística y para poder realizarlo se precisa mucho entrenamiento físico que desarrollen fuerza en brazos, piernas, zona media, lumbar y además la flexibilidad.

 

Para Juan Francisco, las acrobacias aéreas en cadenas son la forma de volar sin alas, pero con todas las emociones a flor de piel.

 

-Acrobacias aéreas en cadenas. ¿De qué se trata esta disciplina?

 

-La acrobacia en cadenas es una disciplina artística circense que resulta de una mezcla de otras disciplinas como lira, acrobacia en telas, trapecio y cuerda. Se usan cadenas de acero inoxidable mayormente de diferentes espesores y largo de eslabón. En general cuando el eslabón de la cadena es más grande y más ancho, la cadena al usarla duele menos y al contrario, cuando el eslabón es más chico y más fino, la cadena duele más. Las que uso, tienen el eslabón chico. La carga de roturas de las cadenas es bastante grande, aproximadamente 2300 kg. o más dependiendo del material de la cadena y los espesores. Y el rigging o montaje de las mismas para las acrobacias, es igual al de las acrobacias en cintas, es decir, con mosquetones, placa multianclaje y eslabones giratorios (swivel) que permiten trabajar constantemente girando sobre el elemento.

 

-¿Quiénes pueden realizarla y cuándo? Porque supongo que dentro de las acrobacias aéreas es una de las últimas para probar por lo que justamente significan las cadenas.

 

-No necesariamente, pero en general los que hacen acrobacia en cadena (en Argentina somos muy pocos), ya han experimentado hacer otras disciplinas aéreas. De todas formas, cuando inicias en ellas, se usan guantes o vendas en manos y botas de trapecio para los pies. Particularmente con el tiempo me acostumbré y puedo hacerlo con short corto, sin vendas en manos ni en pies. Con esta disciplina aprendí que tengo alta tolerancia al dolor, porque de hecho duele bastante… pero como muchas disciplinas con el tiempo te acostumbras.

 

-¿Trae algún beneficio en particular esta destreza? (como por ejemplo mayor resistencia en brazos y piernas)

 

-El beneficio como todas estas disciplinas aéreas es netamente artístico. Pero para poder hacerlos se necesita mucho entrenamiento físico. Estos entrenamientos desarrollan fortaleza en brazos, piernas, zona media, lumbar y además la flexibilidad.

 

-¿Qué rol juega la concentración en este tipo de acrobacias? La pregunta apunta a ver si es algo importante para contrarrestar el dolor que pueden ocasionar las cadenas, porque supongo que en algún punto duele.

 

-La concentración es fundamental, porque no solo tenés que tolerar un cierto dolor, si no que debés ser consciente de las destrezas que podés hacer y que, como cualquier deporte, el hacerlas incorrectamente, puedan lastimarte. Siempre digo, las acrobacias aéreas son disciplinas hermosas e interesantes, no solo por el desarrollo de habilidades físicas sino también el desarrollo cognitivo pero que no deja de ser una actividad de riesgo. Por eso se trabaja mucho en la seguridad que debés adquirir con la práctica para que la ejecución sea la correcta. En general cuando realizo alguna presentación con las cadenas, me concentro mucho en lo que debo hacer sin pensar en el dolor. Porque este último pasa a segundo plano cuando mostrar lo artístico es la prioridad.

 

-¿Qué te impulsó a experimentar este tipo de acrobacia aérea? ¿Cómo la conociste?

 

-Hace 16 años que hago acrobacia aérea, fundamentalmente acrobacia en telas, acrobacia con cintas, lira y algo de trapecio. Pero en la búsqueda de experimentar otros elementos (dentro de estas disciplinas, las acrobacias con cadenas son consideradas como elemento novedoso), me llamaron la atención mucho para probar y explorar. Así que en el año 2016 me compré las cadenas y comencé a explorarlas y a investigar para ver qué es lo que se podía hacer con ellas. Luego de un tiempo de usarlas he realizado performance en diferentes lugares. Fundamentalmente lo que me llamo la atención es el desafío que me proponía el elemento como tal.

 

-¿La recomendás? ¿Por qué? ¿A quién sí? ¿A quién no?

 

-Por supuesto, creo que después de un tiempo de explorar otros elementos aéreos, las cadenas son muy oportunas para tener otra experiencia. Cuando ya conocés como actúa el cuerpo en el aire, podes extrapolar lo mismo a las cadenas, por ejemplo. Creo que lo fundamental para recomendar a alguien es que tenga experiencia en acrobacia aérea, pero en caso de que así no sea, es fundamental que tengan una preparación física y conciencia corporal desarrollada en otras actividades deportivas. No lo recomendaría para personas sedentarias que nunca hicieron alguna actividad.

 

-Por último, sensaciones a la hora de realizar esta disciplina.

 

-Todas. En el año 2019 estuve en una compañía de Rosario, y fui elegido para hacer cadenas por un director artístico del Circo Du Solei. Por lo que ese año hicimos funciones desde marzo hasta diciembre en un espectáculo artístico. En ese momento tuve la mejor de las experiencias artísticas, la entrega al público, la felicidad de estar en el escenario (todos los artistas la sienten), la satisfacción de mostrar lo que uno logró con el tiempo y las emociones a flor de piel de volar en este elemento.

 

RELACIONADAS

Jugos desintoxicantes a la vanguardia

Cuando se habla de toxinas externas  se hace referencia a la polución, contaminación y demás factores que no están en nuestras manos. Las toxinas internas son en cambio esas que consumimos y que si dependen de nosotro...

La importancia del colágeno para las articulaciones

      El dolor articular es aquel que afecta a las muñecas, las rodillas y los tobillos. Puede aparecer como un dolor agudo, pinchazos o ligeras molestias. Siempre que se descarte que detrás de este dolor pueda haber u...

Antioxidantes: los aliados para corregir signos de envejecimiento

    Los radicales libres son pequeñas partículas microscópicas y rebeldes que pueden corromper el ADN, atacar la producción de colágeno, crear imperfecciones, manchas y hasta enfermedades dermatoló...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades