El cáncer bucal y la clave de un diagnóstico temprano

El cáncer bucal y la clave de un diagnóstico temprano

Aunque las estadísticas no son elevadas, es real que el cáncer de boca existe y nadie está exento de contraerlo. Por ello, la consulta periódica al odontólogo nunca está demás ya que es quien puede diagnosticarlo.


 

El cáncer bucal representa aproximadamente el 5 % de la totalidad de los cánceres humanos. Se estima que, por año, se diagnostican mundialmente, alrededor de 263.000 nuevos casos. El cáncer más frecuente en la cavidad bucal es el carcinoma de células escamosas, que representa 90 % de todos los tumores malignos que afectan la mucosa bucal, siendo el borde lateral de la lengua su localización más frecuente.

La cavidad bucal es un sitio de fácil acceso para la inspección, situación que facilita el diagnóstico precoz. Es por ello que la prevención asume un rol fundamental. Y para ello no hay nada más recomendable que visitar al odontólogo periódicamente. 

 

FACTORES DE RIESGO

 

Los factores de riesgo asociados al cáncer bucal son: el tabaco (fumado o mascado, los cigarrillos electrónicos y/o vapeadores), el alcohol, la infección por virus HPV, los elementos que traumaticen o rocen y lastimen constantemente las mucosas (prótesis mal adaptadas, fracturas de dientes, ganchos de prótesis, piercing, piezas dentarias en incorrecta posición o bordes filosos), la exposición prolongada al sol (labios), la mala alimentación y las bebidas o comidas muy calientes.

Es imprescindible estar atentos ante la aparición de heridas que no cicatrizan (llagas), manchas rojas, blancas, pardas o negras que no desaparecen, durezas, crecimiento o aumento de volumen de tejido (aunque no duelan) en boca y/o cuello, pérdida de sensibilidad, dolor sin causa aparente y que persiste, pérdida de piezas dentarias de causa no periodontal.

 

SÍNTOMAS QUE PUEDEN SER SEÑALES

 

-Úlcera en la boca que no se cura (es el síntoma más común).

-Dolor en la boca que persiste (también es muy común).

-Un bulto o engrosamiento en la mejilla.

-Un área blanca o roja sobre las encías, lengua, amígdalas o el revestimiento de la boca.

-Un dolor de garganta o la sensación de que hay algo atascado en la garganta que no desaparece.

-Dificultad para masticar o tragar.

-Dificultad para mover la mandíbula o la lengua.

-Entumecimiento de la lengua u otra área de la boca.

-Hinchazón de la mandíbula que hace que las dentaduras postizas no se adapten como es debido o se sientan incómodas.

-Aflojamiento de los dientes o dolor alrededor de los dientes o en la mandíbula.

-Cambios en la voz.

-Un bulto o masa en el cuello.

-Pérdida de peso.

-Mal aliento constante.

RELACIONADAS

Se inician las tareas de descacharrado para prevenir el dengue

    El Aedes Aegypti es el mosquito que transmite dengue. Ahora, que las altas temperaturas no son aún un grave problema, es momento de tomar una serie de medidas para evitar que se reproduzca. El Dengue es una enfermedad viral tr...

Primer caso en la ciudad de Santa Fe de Viruela del Mono

El Ministerio de Salud provincial confirmó que se detectó el primer caso de viruela símica -más conocido por viruela del mono- en la ciudad de Santa Fe. Se trata de un paciente masculino de 30 años con antecedente d...

Uno de cada tres argentinos adultos tiene el hígado graso 

      El hígado es el  encargado de filtrar las toxinas de la sangre, apoyar la digestión a través de la producción de bilis y regular los niveles de energía, entre otras funciones fundamental...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades