Hepatitis C: detectar para curar

Hepatitis C: detectar para curar

La hepatitis C es una enfermedad que tarda décadas en dañar el hígado, con consecuencias graves. Hoy en día existe un tratamiento con una tasa de curación superior al 90 %, pero para ello es clave detectar la patología a través de un análisis de sangre.


 

En la actualidad no existe una vacuna contra la Hepatitis C, pero sí un tratamiento con una tasa de curación superior al 90 %. Como la enfermedad no presenta síntomas -hasta que las consecuencias son graves- se estima que más de la mitad de quienes tienen el virus, lo desconocen.

El  28 de Julio se conmemoró el Día Mundial de las Hepatitis en honor al natalicio de quien descubrió el virus de la hepatitis B y desarrolló la primera vacuna: el nobel Baruch Samuel Blumberg. 

El tratamiento para tratar la Hepatitis C dura entre 3 y 6 meses.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Para saber si se tiene la enfermedad, que es asintomática, basta un laboratorio. El análisis consiste en una muestra de sangre y se puede pedir al realizarse un chequeo de rutina.  Por ello, cuando el médico ordena un análisis para ver el colesterol, le podemos pedir que también incluya los de hepatitis B y C. 

La transmisión de la hepatitis C se da por contacto de sangre con sangre y quienes tienen mayor riesgo de contagio son quienes se hicieron transfusiones hace más de dos décadas (cuando había menos medidas de seguridad), los politransfundidos, quienes hicieron diálisis o compartieron agujas. La consecuencia más grave de este virus es el cáncer de hígado.

 

¿Qué es la hepatitis?

 

La hepatitis viral es una inflamación del hígado causada por un grupo de virus (A, B, C, D y E). También puede deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (alcohol o determinadas drogas) o enfermedades autoinmunitarias. Muchas veces pasa desapercibida y, a lo largo de décadas, puede progresar lentamente a enfermedad hepática grave. En algunos casos, si no es tratada a tiempo, puede llevar a la necesidad de un trasplante hepático o a la muerte.

Para la hepatitis C aún no existe una vacuna, pero se puede prevenir evitando compartir agujas, jeringas y elementos cortopunzantes con otras personas. Es necesario garantizar la esterilidad de los elementos con los que se realizan piercings y tatuajes, así como al momento de realizarse procedimientos médicos endoscópicos y otras intervenciones con aplicación de inyectables.

 

PARA RECORDAR: la hepatitis A y B tiene vacuna. Todos los niños deben vacunarse contra la hepatitis A según el Calendario Nacional de Vacunación, mientras que los adultos deben consultar si necesitan vacunarse contra la hepatitis A. La vacunación para la hepatitis B es universal, no tiene contraindicaciones y está disponible en hospitales y centros de salud de todo el país.

 

 

RELACIONADAS

Se inician las tareas de descacharrado para prevenir el dengue

    El Aedes Aegypti es el mosquito que transmite dengue. Ahora, que las altas temperaturas no son aún un grave problema, es momento de tomar una serie de medidas para evitar que se reproduzca. El Dengue es una enfermedad viral tr...

Primer caso en la ciudad de Santa Fe de Viruela del Mono

El Ministerio de Salud provincial confirmó que se detectó el primer caso de viruela símica -más conocido por viruela del mono- en la ciudad de Santa Fe. Se trata de un paciente masculino de 30 años con antecedente d...

Uno de cada tres argentinos adultos tiene el hígado graso 

      El hígado es el  encargado de filtrar las toxinas de la sangre, apoyar la digestión a través de la producción de bilis y regular los niveles de energía, entre otras funciones fundamental...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades