Estrategias para prevenir enfermedades del corazón

Estrategias para prevenir enfermedades del corazón

El 29 de septiembre es el Día Mundial del Corazón. En ese marco viene bien tener presente varias cuestiones. Una de ellas es que siguiendo un estilo de vida saludable se pueden prevenir enfermedades. Estas son algunas estrategias para ayudar a protegerlo.


 

La enfermedad cardíaca es una de las principales causas de muerte, pero no es inevitable. Aunque no se pueden cambiar algunos factores de riesgo como los antecedentes familiares, el sexo o la edad, hay muchas maneras de reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Comienza con estos siete consejos para mejorar la salud de tu corazón:

No fumes ni consumas tabaco. Una de las mejores cosas que puedes hacer por el corazón es dejar de fumar o de usar tabaco sin humo. Incluso si no fumas, evita el humo de segunda mano. Las sustancias químicas del tabaco pueden dañar el corazón y los vasos sanguíneos. El humo del cigarrillo reduce el oxígeno en la sangre, lo que aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca porque el corazón tiene que trabajar más duro para suministrar suficiente oxígeno al organismo y al cerebro.

Aunque hay buenas noticias. El riesgo de enfermedad cardíaca comienza a disminuir apenas un día después de dejar de fumar. Después de un año sin cigarrillos, este riesgo disminuye a aproximadamente la mitad del de un fumador. No importa cuánto tiempo o qué cantidad de cigarrillos hayas fumado, comenzarás a obtener recompensas apenas dejes de fumar.

Movete e intentá hacer al menos de 30 a 60 minutos de actividad física al día. La actividad física regular y diaria puede reducir el riesgo de tener enfermedades cardíacas. La actividad física ayuda a controlar el peso y a reducir las probabilidades de que se presenten otras afecciones que pueden suponer una carga para el corazón, como la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

Si no has estado activo por un tiempo, es posible que tengas que trabajar lentamente para alcanzar estas metas.

Una dieta saludable para el corazón. Una dieta saludable puede ayudar a proteger el corazón, mejorar la presión arterial y el colesterol y reducir el riesgo de tener diabetes tipo 2. Un plan de alimentación saludable para el corazón incluye lo siguiente:

    • Frutas y verduras

    • Porotos (frijoles) u otras legumbres

    • Carnes y pescados magros

    • Productos lácteos bajos en grasa o sin grasa

    • Cereales integrales

    • Grasas saludables, como el aceite de oliva

El plan de alimentación de los Enfoques dietéticos para detener la hipertensión (DASH, por sus siglas en inglés) y la dieta mediterránea son dos ejemplos de alimentación saludable para el corazón.

Limita la ingesta de los siguientes productos:

    • Sal

    • Azúcar

    • Hidratos de carbono procesados

    • Alcohol

    • Grasas saturadas (que se encuentran en las carnes rojas y en los productos lácteos enteros) y grasas trans (que se encuentran en las comidas rápidas fritas, en las papas fritas y en los productos de panadería).

Mantener un peso saludable. Tener sobrepeso, especialmente alrededor de la cintura, aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. El exceso de peso puede llevar a afecciones que aumentan las probabilidades de desarrollar cardiopatías, incluidas hipertensión arterial, colesterol alto y diabetes tipo 2.

Sueño de buena calidad. La falta de sueño puede hacer más que dejarte bostezar; puede dañar la salud. Las personas que no duermen lo suficiente tienen un mayor riesgo de obesidad, presión arterial alta, ataque cardíaco, diabetes y depresión.

La mayoría de los adultos necesitan por lo menos siete horas de sueño cada noche. Haz del sueño una prioridad en tu vida. Establece un horario de sueño y apégate a él yendo a la cama y despertándote a la misma hora cada día. Mantené tu dormitorio oscuro y silencioso, para que sea más fácil dormir.

Si sientes que has estado durmiendo lo suficiente pero todavía estás cansado durante todo el día, pregúntale al médico si necesitas una evaluación para determinar si tienes apnea obstructiva del sueño, una afección que puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. Los signos de apnea obstructiva del sueño incluyen ronquidos fuertes, dejar de respirar por períodos cortos durante el sueño y despertarse jadeando en busca de aire. Los tratamientos para la apnea obstructiva del sueño pueden incluir la pérdida de peso si tiene sobrepeso o el uso de un dispositivo de presión positiva continua sobre las vías respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés) que mantiene las vías respiratorias abiertas mientras duerme.

Controlá el estrés. Algunas personas lidian con el estrés de manera poco saludable, como comer en exceso, beber o fumar. Encontrar formas alternativas de controlar el estrés, como la actividad física, los ejercicios de relajación o la meditación, puede ayudar a mejorar la salud.

Realizá exámenes médicos regulares. La presión arterial alta y el colesterol alto pueden dañar tu corazón y tus vasos sanguíneos. Pero sin hacerte los análisis, probablemente no sabrás si tienes estas afecciones. La evaluación regular puede indicarte cuáles son tus números y si necesitas tomar medidas. Si tienes una afección como colesterol alto, presión arterial alta o diabetes, el médico puede recetar medicamentos y recomendar cambios en el estilo de vida. Asegúrate de tomar tus medicamentos como te los receta tu médico y sigue un plan de estilo de vida saludable.

 

 

RELACIONADAS

Golpes de calor: qué hacer para evitarlos

  Las altas temperaturas pueden traer complicaciones para la salud, ya que el cuerpo a veces no está en condiciones de regular su temperatura con la que lo rodea. Por eso, para evitar los denominados agotamientos por calor o los golpes ...

Cómo cuidar el corazón durante el Mundial

En 1998, durante el Mundial de Fútbol disputado en Francia, la Argentina le ganó por penales a Inglaterra. Según el British Medical Journal, ese día se produjo un aumento del 25% de infartos agudos de miocardio. Adem&aacut...

Cáncer de Piel: una semana para tomar conciencia

  El cáncer de piel es una enfermedad que se detecta aproximadamente en 1.500 personas por año en Santa Fe, según las estadísticas propias de la Agencia del Control del Cáncer. En el marco de la Semana de Con...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades