Él empezó

Él empezó

En los tiempos que corren es muy común observar en niños un ida y vuelta en ciertas actitudes. Si uno pega, el otro devuelve. Si uno grita, el otro también. Y ésto es importante modificarlo porque hacer algo malo o incorrecto, como pegar, está mal independientemente de quién lo comience. Los niños deben aprender a proceder reflexionando.   


 

Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)

 

“En la mayoría de los casos las acciones y las reacciones son físicas: tironeos, empujones, puñetazos y patadas… a la orden del día. Una, dos o todas juntas. Algunas veces la acción suele ser verbal pero, frente a ella, en escasísimas oportunidades la respuesta es de igual índole. No importa la edad. Sucede en niños como en adolescentes. Basta que uno agreda, con o sin intención, para que el otro responda, intencionalmente, ‘yéndose a las manos’ y desatando un conflicto en que ambos terminan golpeados y debiendo afrontar consecuencias…

‘Me tironeaste y te tironeo, me empujaste y te empujo, me diste un puñetazo y te lo devuelvo, me pateaste y te pateo’… ¿Cuánto tardaremos en llegar al ‘me robaste y te robo, envenenaste mi gato y ahora al tuyo lo enveneno, me chocaste el auto y te choco el tuyo nuevo’…?

¿Qué pasa con el autocontrol? ¿Qué está sucediendo con el manejo de los impulsos?... A esta progresión… ¿dónde iremos a parar?”…

 

 

En tanto “a la culpa la tenga siempre el otro”, el destino y el trayecto no resultarán buenos. Mientras la lectura sea que “si el otro lo hace yo tengo el mismo derecho de hacerlo”, estaremos caminando para atrás. ¿Por qué? Porque hacer algo malo o incorrecto está mal, independientemente de quién lo comience.

Tironear, empujar, dar puñetazos o patear son conductas indebidas y, a la hora de valorar que otro las repita porque uno lo hizo primero, no hay excusa que valga. La mala conducta de Leandro es tomada por Gabriel como licencia para reproducirla y empeorarla, sin concientización de estar procediendo mal, porque el ser atacado le hace perder la perspectiva y obnubila su discernimiento. Cero en autocontrol. El mismo puntaje para el manejo de los impulsos. Y es así una y otra y otra… y otra vez.

Proceder sin reflexión ni cautela, moviendo la conducta por la impresión del momento no es  la mejor forma de comportarse. Mucho menos, si a una acción se reacciona agresivamente. Tomarse los segundos necesarios como para detener la respuesta que surge como impulso y pensar, permite evaluar por qué el otro hace lo que hace sin ser capaz de algo distinto. Entonces, hay que no acercarse, para evitar el contagio. Es preciso hacer un alto, poner distancia, observar y, en el afán de no ser como el otro, ampararse en el sentido común y la sensatez que permitan marcar la diferencia, con una reacción adecuada a una buena conducta.

No suena igual ni tiene la misma implicancia un “él empezó… y yo seguí” que un “él empezó… y lo paré haciéndole ver que estaba procediendo mal”. Hay que desterrar la idea de que la mala conducta propia es válida porque otro la cometió antes ya que, de este modo, no se logra la lucidez que facilita la distinción entre aquello que está bien y lo que está mal, para practicar lo primero.

Las conductas siempre tienen disparadores, pero todo el tiempo se acciona y reacciona de acuerdo a quién se es… y no al otro. Cada uno hace lo que puede: una buena persona procede bien y una que no lo es, no lo consigue. Por eso es durante la niñez que hay que actuar, persiguiendo la formación dentro de parámetros encuadrados en valores que eduquen el juicio y el autocontrol, posibilitando una convivencia civilizada.

 

(*) Psicopedagoga. M.P.N.º 279. L.I.F.8.

 

 

RELACIONADAS

A cualquier hora

  Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)   “Almuerzan a las tres de la tarde, duermen la siesta hasta el atardecer, cenan rozando la medianoche y se acuestan a las dos de la mañana. Participan en reuniones de oficina, corretean al...

NO ES EL PEOR

    Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)   “La mamá de Tobías se encogió de hombros y ladeó la cabeza mientras arqueaba los labios hacia abajo, luego de plantearle la preocupación que me hab&iac...

Retar a la muerte

  Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)   “ - … así que soy el más macho de todos - me dijo Braian con una expresión que evidenciaba su indiscutible satisfacción y orgullo, luego de manifestar que hab&...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades