Ocho de cada diez personas que hacen dieta fracasan

Ocho de cada diez personas que hacen dieta fracasan

Las razones por las que solamente dos personas, de diez, tienen buenos resultados a la hora de hacer dieta son varias. Entre ellas: siguen una acorde a sus necesidades, no están pendientes de la balanza y de las calorías que consumen.


 

 

 

Dr. Marcelo Blank

 

¿Por qué se interrumpen las dietas? La razón principal de abandono de dietas alimenticias es porque no se está realizando verdaderamente una. 

La palabra dieta deriva del latín -estilo de vida saludable- y hace referencia a una alimentación balanceada de tipo mediterráneo que debe de acompañar al ejercicio físico adecuado para la persona tratada.

Partiendo de esta definición, cualquier abordaje alimenticio que se aleje de esta simple consigna podrá llamarse de cualquier forma ¡pero nunca dieta!

Ejemplos son las mal denominadas –dietas- Dunkan, Atkin, Luna, Astronauta, Zona, Ortomolecular, Ceto, Keto, ayunos intermitentes, ayunos prolongados, por citar algunas de las más recientes.

No menos importante, cuando se hace referencia a alimentación saludable se recomiendan alimentos naturales provenientes directamente del reino vegetal y animal o mínimamente procesados como es el caso de los lácteos y farináceos.

Productos alimenticios, mal llamados alimentos, ultra procesados y sustitutos como polvos y preparados como así también sustancias de tipo complementos, suplementos y batidos de la industria del fitness no deberían de formar parte de ningún abordaje dietario, a menos claro está, que haya indicación médica.

Ninguno de estos abordajes reemplaza una alimentación natural y balanceada, simplemente no son dietas.

El organismo no tolera este tipo de abordajes innecesariamente agresivos y anti fisiológicos. Como mecanismo de defensa ante esta agresión el cuerpo mismo nos condiciona a abandonar.

En el mejor de los casos esto termina acá, simplemente con el abandono. En otras ocasiones menos felices se produce un daño muchas veces irreversible para el organismo o el tan frecuente efecto rebote con la vuelta al peso muchas veces superior al inicial con todo lo que esto conlleva a nivel médico y anímico para la persona.

Otra razón por la que se suspenden las dietas es porque se elimina el consumo de harinas.  A menos claro está que sufras de alergia o intolerancia, no existe razón alguna para dejar de consumir harinas. La prohibición del consumo de éstas disminuye en mucho las probabilidades de éxito a largo plazo de una dieta.

Otro motivo es estar permanentemente contando las calorías. Estos cálculos con completamente inútiles a los fines médicos, además de cansador, demandante y no contribuye en nada en el éxito a largo plazo del tratamiento.

Te recomiendo no peses los alimentos, no los midas, no los compares con ninguna parte de tu cuerpo, no les hables… Simplemente consumí cantidades adecuadas. En tal sentido y si tenés dudas un médico profesional de la nutrición sabrá asesorarte para calcular el tamaño adecuado de las porciones.

Además, no se contemplan los acontecimientos sociales. ¿Una picada en un cumpleaños te hará tirar por tierra todo lo hecho durante la semana? Esto podrá ser cierto a nivel emocional, algo que tendrás que aprender a manejar, pero de ninguna manera es cierto matemática ni nutricionalmente.

 

Dos cosas sin sentido

 

A la hora de entender por qué 8 de cada 10 personas fracasan a la hora de hacer una dieta hay dos razones más para tener en cuenta Una es pesarse a diario y la otra comparase con uno mismo en tiempos anteriores o con la vecina.

No hay razón alguna por la cual tengas que controlar a diario tu peso. Lo que ocurre es que la persona en el día a día no nota cambios en la balanza, se desilusiona y abandona.

Con respecto a lo segundo hay que tener en cuenta que el tiempo pasa y cada organismo es un mundo si de resultados de descenso de peso hablamos.

Estimados amigos no olviden tomar en cuenta todos estos datos la próxima dieta que comiencen. Con ellos será mucho más probable que el nuevo cambio de hábitos perdure en el tiempo. 

 

(*) Médico con dedicación a Nutrición. M.P. N° 3522.

 

RELACIONADAS

Cáncer: los principales factores de riesgo

Existen factores de riesgo de cáncer que son compartidos con otras Enfermedades Crónicas No Transmisibles y que se relacionan con el comportamiento, tales como: bajo consumo de frutas y verduras; poca actividad física; exceso de ...

4 de febrero: Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer

  ¿De qué hablamos cuando hablamos de cáncer? Se trata de un grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo. El cáncer comienza con la modificación de una sola célula, generada de...

Contaminación alimentaria: ¿qué son la salmonella y la shigella?

  Según informó el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, en las primeras tres semanas de enero se identificaron cuatro casos con síntomas compatibles con enfermedades de transmisión alimentaria. Dos d...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades