JAJAJAJAJA...

JAJAJAJAJA...

Reirse, indiscutiblemente, hace bien. Pero no cuando esa risa es para burlarse de alguien. Hoy, muchos niños y adolescentes se ríen ante diversas situaciones en vez de ponerse en lugar del otro y ofrecerle ayuda.


Psp.Ma.Alejandra Canavesio

 

“- Estaba saltando la soga, se cayó y le empezó a sangrar la nariz… Jajajajaja, ¡estuvo buenísimo!

* * *

- El profe de Geografía se tomó una pastilla mientras hacíamos un trabajo y se atragantó. Empezó a toser y se puso colorado. Jajajajaja, ¡re-bolu el tipo!

* * *

- Íbamos en el auto con mi papá, nos pasó un pibe en una moto, se chocó contra el auto de adelante y voló hasta la esquina. Jajajajaja, no sabés ¡estuvo genial!

* * *

- Vi el video de una chica cantando con un secador de pelo como micrófono, tocó un cable pelado y se electrocutó. Jajajajaja, ¡re-mongui la mina!...”

 

 

Reír es celebrar algo con risa… pero también puede implicar hacer burla a alguien. La risa es un movimiento de la boca y otras partes del rostro, mediante la que se demuestra alegría, en tanto la burla es una acción, ademán o palabra con que se procura poner en ridículo a alguien o algo, agrediéndolo.

Divertirse tiene que ver con un esparcimiento individual o compartido en el que, obviamente, las partes involucradas intervienen en igualdad de condiciones, con acuerdos y códigos pautados y pactados con anticipación. Se trata de reírse con los demás y no de reírse de los demás.

La burla no solamente puede resultar absolutamente dañina para el burlado, sino que aquí el quid de la cuestión es preguntarnos qué clase de persona es capaz de divertirse a costa de otra. ¿Qué interior tiene alguien así? ¿Cuáles son los sentimientos enraizados en ese alma?…

Demasiadas veces me pasman el discurso oral y el lenguaje no verbal con que se expresan niños y adolescentes al hacer mención a situaciones como las de los ejemplos del principio. ¿En qué momento de sus vidas abdicaron la ingenuidad y la inocencia? ¿Se cultivaron en ellos la solidaridad y la empatía?... ¿Acaso desaprendieron eso de “no hagas a otro lo que no quieras que te hagan a vos” o, peor aún, no lo aprendieron jamás?...

Anclar horas y horas ante aparatos está logrando que se les desdibuje el límite entre la fantasía y la realidad. Trascurrir tanta cantidad de tiempo jugando juegos cibernéticos está robotizándolos, al punto en que no sólo les cuesta distinguir entre lo virtual y lo real, sino que funcionan como carentes de sentimientos. Entonces, ante hechos reales actúan como si fueran irreales, sin ser capaces de ponerse en el lugar del otro para poder sentir lo que está pasándole ni de comprenderlo para ayudarlo.

Regodearse del malestar o la desgracia ajena es algo deleznable. Abramos ojos, mente y corazón, y trabajemos con urgencia en el cultivo interior de nuestros hijos, porque la pobreza del alma hará de ellos seres miserables.

 

(*) Psicopedagoga. M.P. N° 279. L.I.F.8

RELACIONADAS

Pediatras expresan preocupación sobre los retos virales de las redes

    La red social Tik Tok es la versión internacional de la aplicación Douyin creada en 2016 en China, lanzada para iOS y Android en 2017. Está disponible a partir de su fusión con Musical.ly en 2018 en m&aacut...

No me acuerdo

Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)     "¿Te lavaste los dientes después de desayunar?, ¿tomaste leche sola o con chocolate?, ¿a quién buscó antes que a vos el transporte?, ¿qué hicier...

A cualquier hora

  Psp. Ma. Alejandra Canavesio (*)   “Almuerzan a las tres de la tarde, duermen la siesta hasta el atardecer, cenan rozando la medianoche y se acuestan a las dos de la mañana. Participan en reuniones de oficina, corretean al...

Suscribite a

Suscribite

y recibí todas las novedades